Pekín

Pekín

Pekín o Be(iji-ng (en su romanización Pinyin) es la capital de China y tiene cerca de 12 millones de habitantes.
Pekín está situado al nordeste de China, y en efecto su nombre significa “Capital del Norte”. En el año 2000 la ciudad fue elegida por el COI como sede de los Juegos Olímpicos de Verano del año 2008, que serán los terceros celebrados en Asia, tras los de Tokyo’64 y Seúl’88.Tras el derrocamiento de la dinastia Qing y el establecimiento de la República de China, Pekin siguió siendo el centro político de China hasta 1928, momento en el que el Partido Nacionalista liderado por Jiang Jieshi restableció la capital en Nanjing y dio de nuevo a Pekin el nombre que tuvo con la dinastía Ming, Beijing. Los japoneses ocuparon la ciudad desde 1937 hasta 1945,  pero no sufrió muchos daños durante la II Guerra Mundial.  En 1949, tras el establecimiento de la República Popular de China,  el nuevo gobierno comunista designó esta ciudad como capital y restauró el antiguo nombre de Pekín.

Como viajar a Pekín

 

En avión

Beijing Capital Internatinal Airport (北京首都国际机场, PEK) está localizado al nordeste del distrito central, a 26 kilómetros del centro. La Terminal 2 abrió en 1999, nueva y brillante, muy al estilo occidental, con una arquitectura abstracta, y actualmente expandiéndose de forma furiosa para los próximos Juegos Olímpicos. Cuenta con todos los servicios, incluido el cambio de divisas.

Lo más práctico para desplazarse al centro es tomar un taxi. Hay que coger el taxi fuera, en una cola vigilada por policía que informa a los turistas para no ser timados. Reparten un folleto (en chino y en inglés) donde especifica el funcionamiento del cobro. Evitar a los espontáneos que ofrecen sus servicios dentro de la terminal. Insistir en que pongan el taxímetro. Con darle al taxista el nombre del hotel en chino, con un poco de suerte y alguna llamada por su parte al hotel, se llega rápido y a buen precio. Del aeropuerto al centro puede costar sobre 70 – 120 RMB. Se le puede exigir el ticket que imprimen directamente del taxímetro, y si bien suelen salir las columnas de datos desplazadas de la plantilla, se puede entender bien. Lo más importante es fijarse en el precio por kilómetros, que tiene que coincidir con el expuesto en los cristales de las ventanillas (hay de 1.2 , de 1.6 y de 2.0 , pueden timar poniendo 3.0 ). Hay que pagar un suplemento de 10 RMB por el peaje de la autopista al aeropuerto.

También hay un autobús del aeropuerto al centro, el coste del autobús es mucho más moderado.

Pregunte a su hotel si dispone de un autocar específico para el aeropuerto, muchos disponen de uno.
A la salida, si se quiere comer o comprar algo, evitar la zona internacional, hacerlo antes de entrar, pues los precios se multiplican por diez. Admiten dólares y RMB. Ignore a cualquier espontáneo que le venda un ticket para salir del aeropuerto. Esto se usó antes, pero ahora las tasas están incluidas en el billete.

En tren

La mayor estación de trenes está situada en el corazón de la ciudad (Beijing Railway Station, 北京站), seguida muy de cerca en tamaño por la estación del Oeste (Beijing West Railway Station, 北京西站). Si se llega a Beijing en tren, se hará por alguna de estas dos. Existe también una estación en el Norte (Beijing North Railway Station, 北京北站), pero de un tamaño más discreto, y una en el Sur, más pequeña todavía (Beijing South Railway Station, 北京南站).

En coche

Resulta bastante complicado. Si se alquila uno, tiene que ser con chofer, pues hace falta un carné especial que emite el gobierno chino. Además la forma de conducir de los chinos no tiene nada que ver con la occidental. Semáforos con cuenta atrás, barras que se consumen en lugar de luces ordinarias, gente cruzando en todos los lugares sin respetar norma alguna, maniobras de acorralamiento que tomaríamos por ofensivas cuando allí es lo natural, octogenarios en bicicleta por calles de cinco carriles en contra dirección… No aconsejo ni usar una bici, cruzar la calle andando ya resulta muy complicado.

En autobús

Hay autocares de largas distancias que conectan Beijing con Shanghai o la frotera con Mongolia, por ejemplo. Un autocar con literas para dormir puede salir por 100 RMB el trayecto, pero son muy lentos, hacen muchas paradas y no utilizan las autopistas. Puede ser una auténtica experiencia ilustrativa de como viaja el chino de clase humilde. Existen también autocares de más categoría, que utilizan autopistas, tienen asientos cómodos y tardan menos de 6 horas en llegar al destino, su precio oscila entre los 200 y 600 RMB.

Circular

En autobús

El sistema de bus de Beijing es terriblemente complejo. Para los ciudadanos es una opción excelente, y si se llega a conocer cual hay que usar, no hay nada mejor. El problema es que no hay información para el turista, pues todo está escrito en chino, y el mapa de líneas (solo vi uno en toda la ciudad) es un galimatías indescifrable. Preguntar a los usuarios resulta absolutamente inútil. El precio es muy bajo, del orden de 1-3 RMB, y si hay suerte uno puede sentarse. En horas punta, es todo un espectáculo ver a tantos chinos metidos en uno. No creo que fuera posible tal llenado si no fuera por los revisores, que ayudan a subir, a bajar, y a apiñarse. Con todo, vale la pena probar. Se pierde muy poco y los revisores son muy amables. La seguridad es muy alta y la higiene no resulta tan mala. Incluso el conductor tiene una palangana donde se puede asear las manos y la cara en los semáforos largos. El horario de los buses es de 5:30 a 23:00 diariamente, y las horas puntas son 6:30-9:00 y17:00-19:00. Para el aeropuerto puede costar sobre 16 RMB.

En minibús

Mini-buses son muy comunes en las afueras de la ciudad. Son compañías privadas y suelen costar entre 1-10 RMB.
En tren / metro[editar] Beijing tiene cuatro líneas de metro:
Línea 1 (一号线) desde el área industrial Pingguoyuan (苹果园) en el Oeste de Beijing a Sihui (四惠东) en el este. Tiene 21 paradas.
Línea 2 (二号线) es la línea circular, a la altura del segundo anillo de carreteras (二环路).
Línea 13 (十三号线) es una extensión al norte en forma de semi-anillo desde Dongzhimen (东直门) via Huilongguan (回龙观) a Xizhimen (西直门).
La línea Batong (八通线) se extiende desde Sihui (四惠) a Tuqiao (土桥).
Se están preparando más líneas para el 2008, por los Juegos Olímpicos.
Las entradas a las estaciones de metro están identificadas por una letra B azul y muy estilizada envuelta en una pequeña letra D.
El metro es una excelente forma de moverse por la ciudad. Es muy sencillo de usar, hay indicaciones por todas partes, en chino y en inglés, no puede uno perderse. Las taquilleras son muy amables y cobran 3 RMB. La seguridad es completa, pues hay guardias en todas las estaciones.

En taxi

El taxi es una excelente forma de moverse, siempre y cuando no te timen. Un trayecto interurbano puede salir por muy poco, 1.3 RMB, insistir en el taxímetro y fijarse en la tarifa por kilómetro (1.2 , 1.6 o 2.0 RMB por kilómetro) que indica el taxi en una pegatina en la ventana. Los taxistas son los más expertos en la timada al turista, con gran diferencia frente a otras profesiones. Si comparamos los precios con los occidentales, hemos de admitir que es muy barato. Por contra, hacerse entender es muy complicado, la única cosa que suele funcionar, es llevar apuntado en un papel el nombre del destino, en caracteres chinos por supuesto. Si el taxista “olvida” poner el taxímetro, se le puede recordar de forma educada diciendo “qǐng dǎ biǎo” 请打表 (significa “Ponga el taxímetro, por favor”). Los taxímetros siguen corriendo cuando la velocidad es inferior a 12 Km/h o en una espera de semáforo, 5 minutos de espera equivale a 1 Km. de marcha. En algunos lugares como el Palacio de Verano o la Gran Muralla hay unos taxis “falsos” que cuentan con taxímetro también. Son sencillos de identificar: los de verdad llevan una matrícula que empieza con la letra “B”, algo como “京B – *****” mientras que los “falsos” son “E”, “F”, “G” o “J”. Pueden ser más caros… Consejos usuales para evitar engaños como en todas las ciudades pueden ser que uno se fije en la ruta que sigue el taxista, no sea que nos haga una vuelta turística por la ciudad sin quererlo. Mirar el contador de kilómetros al subir y apuntarlo. Apuntar también la hora de subida, etc… Si uno no presta atención y sale del aeropuerto o el hotel, los mozos automáticamente le subirán al de tarifa más cara (sospecho que cobran una propina por ello), insistir en que descarguen las maletas y llamen a uno normal.

A pie

Las distancias son enormes, y quitando visitas puntuales, como puede ser la plaza de Tiananmen, la Ciudad Prohibida y la zona de compras, no vale la pena caminar. Acaba uno demasiado cansado para hacer las visitas en condiciones y ahorra muy poco. No fiarse de los mapas turísticos, están a una escala muy engañosa.

Vea

Ciudad Prohibida (también conocida por el Museo del Palacio). Abren sobre las 8:30 am y puede ser buena idea ir temprano para disfrutar de relativa calma. Es de visita obligada y permite contemplar el periodo de grandeza de la corte China durante el poder de las dinastías Ming y Quing. Sorprende la transformación de la ciudad en torno al Palacio. Está decentemente conservada. Años atrás  un café Starbucks abrió dentro de la ciudad prohibida, cosa que no sentó bien a según que sectores, pues se interpretaba como un retorno de la dominación colonial.Solo se puede visitar 2/5 partes del Palacio, lo demás está cerrado al visitante, se espera que para el 2008 se agrande la superficie de visita.Aparte de los grandes patios, templos y jardines, se puede entrar en salas donde se exhiben piezas artísticas muy interesantes. Muchas estanterías, vitrinas y mobiliario suponen también algo digno de admirar. Aunque mal conservadas en su mayoría, el estilo es muy singular.
Plaza de Tiananmen (天安门 Tiānān mén) (La más grande del mundo) Construida por Mao en respuesta a la Ciudad Prohibida; una plaza enorme rodeada de monumentos y edificios gubernamentales al más puro estilo soviético, junto a todo esto, el mausoleo de Mao, en el punto opuesto a la entrada de la Ciudad Prohibida. Hay cuatro leones de mármol enfrente de la puerta de la plaza, el león del noroeste tiene la marca de una bala en su estómago.
Palacio de Verano (颐和园 Yíhé yuán) extensos jardines junto a las ruinas de los palacios construidos por los emperadores de la dinastía Quing. Una de las más bellas visitas que se pueden realizar en la ciudad. Uno puede pasarse todo el día visitando bellas vistas y lugares escondidos. Los puentes sobre las islas aisladas del lago son muy bellos. Hay una vista estupenda de la ciudad. Una forma sencilla de llegar consiste en coger el autobús 808, que pasa por todo el centro de la ciudad y acaba justo en la puerta de los Jardines.

El Tiempo en Pekín

Beijing tiene un clima continental con influencia del monzón, con veranos calurosos y húmedos e inviernos fríos y secos. La mejor época para visitarla es en septiembre y octubre, durante la “Golden Autumn” (金秋).

La primavera es la temporada de las tormentas de polvo y es cálida y seca. El verano puede ser caluroso y las multitudes de turistas tienden a ser las más grandes, los vientos del sur con atrapan los contaminantes (las montañas se encuentran al norte y al oeste), por lo que el verano es de una temporada pobre para la calidad del aire. El smog está en su peor momento, sin embargo, el invierno que es frío y seco, con nieve alguna vez.

Las temperaturas pueden caer fácilmente por debajo de -10 ° C (14 ° F) en invierno, y simplemente subir tan fácilmente por encima de 35 ° C (95 ° F) en verano.

Tiempo actual en Pekín

 

 Viajero y autor de las fotografíasmebes3t

 

Except where otherwise noted, content of this article is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License El contenido está disponible bajo los términos de la Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 3.0

 

Deja un comentario